El arte del consumo
No te pierdas este enlace ¿Quién te dice lo que es Arte?:
Esto es arte...

ARCE ARTE NAIF
UN PASEO POR LA WEB DE MANUEL ARCE

viernes, 20 de marzo de 2009

MARINA NÚÑEZ

Marina Núñez .- Fin
Marina Núñez presenta un trabajo impecable, nítido, fruto de un criterio propio con ideas claras. Es posible que la ejecución de la obra técnicamente no sea complicada, no lo sé, pero el resultado es tremendo. (Tengo miedo de que venga algún listillo a decirme ¡pero si eso es una chorrada! con power-man lo hace cualquiera)
Fin
Entramos en una atmósfera futurista, donde el sonido nos atrapa y nos aleja de allí de donde veníamos. Entramos en una película de ciencia-ficción.

Primero el modelo de creación (1) ; después el vivero (2); pasamos a la sala donde se queman/funden algunos/todos los ejemplares (3) ; la vida en la ciudad (4); y las mentes seleccionadas, encerradas y sometidas al servicio de la sociedad para crear nuevos habitantes (5), así se cierra el círculo.

(1) Cuadros de cabezas que se mueven mostrando un modelo de perfección, asexuadas/hermafroditas? Puedes quedar un rato hipnotizada con su movimiento.

(2) El sobresalto del mar, un vídeo en donde parece que se están gestando los seres. Si te acercas un poco, de modo que tu visión abarque solo la pantalla y el suelo gris que parece unirse al mar, la sensación es más inquietante. Acércate.

(3) Del agua al fuego. Ya formo parte del espectáculo y la sala de las hogueras no produce en mi ningún desasosiego. Como cualquier autómata ya estoy integrada y acepto la labor para la que he sido diseñada, contemplar y disfrutar del espectáculo.

(4) La ciudad, luz azul, parece Blade Runner. Hay seres incomunicados, total aislamiento.
Una diferencia con las obras futuristas: tod@s son mutantes/biónicos, no hay ningún human@. Esa quimera de que siempre habrá un grupo de human@s, para que tengamos la ilusión de “ellos sí pero yo no: yo human@”, aquí no existe.

(5) Al final la obra pasa al suelo, a nuestros pies, en estado de total abducción voy girando en sentido contrario a las agujas del reloj, despacio pero sin fijarte como una autómata, despacio pero sin parar y poco a poco voy descubriendo los rostros: son cerebros esclavos, parasitados, cerebros al servicio de la nueva era. Esto me recuerda a Minority Report .

Fin acaba con el romanticismo de Blade Runner y con el cuento Minority. Fin lo dice todo: allá vamos y lo estamos consintiendo.

Habrá más de Marina Núñez. Esta es la primera impresión, mirando pero sin copiar. Mañana empezaremos a documentarnos un poco sobre ella y es posible que estas apreciaciones cambien.
Chao!